7 Jarabacoa

República Dominicana: Historia y Turismo

La isla de La Española fue la primera colonia del Nuevo Mundo establecida por España. Como tal, sirvió de base logística para la conquista de la mayor parte del Hemisferio Occidental. Cristóbal Colón avistó por primera vez la isla en 1492 hacia el final de su primer viaje a las “Indias”.

Colón y su tripulación encontraron la isla habitada por una gran población de amistosos indios tainos (Arawaks), que dieron la bienvenida a los exploradores. La tierra era fértil, pero de mayor importancia para los españoles era el descubrimiento de que el oro podía obtenerse por trueque con los nativos que se adornaban con joyería de oro o por extracción de depósitos aluviales en la isla.

República Dominicana Web de Turismo

Después de varios intentos de plantar colonias a lo largo de la costa norte de Hispaniola, el primer asentamiento permanente de España en el Nuevo Mundo se estableció en la costa sur en el actual sitio de Santo Domingo. Bajo la soberanía española, toda la isla llevaba el nombre de Santo Domingo. Indicaciones de la presencia del oro -la sangre de la vida del naciente sistema mercantilista- y una población de nativos manejables que podían ser utilizados como obreros combinados para atraer a muchos recién llegados españoles durante los primeros años.

La mayoría eran aventureros que, al menos inicialmente, estaban más interesados ​​en adquirir riqueza repentina que en la colonización de la tierra. Sus relaciones con los indios tainos, a quienes maltrataron sin piedad, se deterioraron desde el principio. Despertadas por las continuas incautaciones de sus víveres, otras exacciones y el abuso de sus mujeres, los antiguos indios pacíficos se rebelaron, sólo para ser aplastados decisivamente en 1495.

Colón, que gobernó la colonia como gobernador real hasta 1499, trató de poner fin a los abusos más graves a los que los indios fueron sometidos prohibiendo las expediciones de forraje contra ellos y regulando la imposición informal impuesta por los colonos. Limitarse a esta forma más leve de explotación generó una activa oposición entre los colonos.

Para satisfacer sus demandas, Colón ideó el sistema de repartimiento de asentamiento y trabajo indígena bajo el cual un colono, sin asumir ninguna obligación con las autoridades, podría ser concedido a perpetuidad un gran tramo de tierra junto con los servicios de los indios que viven en él.

El sistema de repartimiento no hizo nada para mejorar la suerte de los indios y la corona española lo cambió instituyendo el sistema de encomienda en 1503. Bajo el sistema de encomienda, toda la tierra se convirtió en propiedad de la corona y los indios fueron considerados Inquilinos en la tierra real. El derecho de la corona al servicio de los inquilinos podría ser transferido en fideicomiso a los colonos españoles individuales (encomenderos) por la concesión formal y el pago regular del tributo.

Los encomenderos tenían derecho a ciertos días de trabajo de los indios, que se convirtieron en sus cargos. Encomenderos asumieron así la responsabilidad de proveer el bienestar físico de los indios y de su instrucción en el cristianismo. En teoría, una encomienda no implicaba la propiedad de la tierra. En la práctica, sin embargo, la posesión se obtuvo por otros medios.

El duro trabajo exigido a los indios y las privaciones que sufrieron demostraron el carácter poco realista del sistema de encomiendas, que funcionó efectivamente en un sistema de honor como resultado de la ausencia de esfuerzos de aplicación por parte de las autoridades españolas. La población india murió rápidamente por agotamiento, hambre, enfermedades y otras causas.

En 1548, la población taina, estimada en 1 millón en 1492, se había reducido a aproximadamente 500. Las consecuencias fueron profundas. La necesidad de una nueva fuerza de trabajo para satisfacer las crecientes demandas del cultivo de la caña de azúcar provocó la importación de esclavos africanos a partir de 1503. En 1520, la mano de obra africana negra fue utilizada casi exclusivamente.

Las primeras concesiones de tierras sin obligación bajo el sistema de repartimiento resultaron en una rápida descentralización del poder. Cada terrateniente poseía una autoridad virtualmente soberana. El poder se difundió debido a la tendencia de la capital, Santo Domingo (que también sirvió como sede de gobierno para todas las Indias españolas), pudo orientarse hacia las Américas continentales, que daban oro a la corona y hacia España, que proporcionó administradores, suministros e inmigrantes para las colonias.

El gobierno local estaba condenado a la ineficacia porque había poco contacto entre la capital y el interior. Para fines prácticos, el campo caía bajo el dominio de los grandes terratenientes. A lo largo de la historia dominicana, este orden sociopolítico fue un factor importante en el desarrollo de algunas de las características distintivas de la cultura política de la nación como el paternalismo, el personalismo y la tendencia hacia un liderazgo fuerte e incluso autoritario.

Ya en la década de 1490, los terratenientes demostraron su poder conspirando con éxito contra Colón. Su sucesor, Francisco de Bobadilla, fue nombrado juez en jefe y comisionado real por la corona española en 1499. Bobadilla envió a Colón de vuelta a España en hierros, pero la reina Isabel pronto le ordenó ser puesto en libertad. Bobadilla resultó un administrador inepto y fue sustituido en 1503 por el más eficiente Nicolás de Ovando, que asumió los títulos de gobernador y suprema justicia. Debido a su éxito en iniciar las reformas deseadas por la corona -el sistema de la encomienda entre ellas- de Ovando recibió el título de Fundador del Imperio español en las Indias.

En 1509 el hijo de Colón, Diego Colón, fue nombrado gobernador de la colonia de Santo Domingo. La ambición de Diego y el espléndido entorno que él mismo proporcionaba despertaban las sospechas de la corona. Como resultado, en 1511 la corona estableció la audiencia, una nueva institución política destinada a controlar el poder del gobernador. La primera audiencia era simplemente un tribunal compuesto de tres jueces cuya jurisdicción se extendía por todas las Indias Occidentales. En esta región, formó el más alto tribunal de apelación. El rol de la audiencia finalmente se extendió por toda Hispanoamérica.

Turismo en República Dominicana

10 Atracciones turísticas más destacadas en la República Dominicana

La República Dominicana es reconocida como un destino asequible, playas llenas de turistas y atractivos complejos con todo incluido. Pero el país es también una mezcla cautivadora de la cultura, de la historia y de la belleza natural imponente. Los principales imanes turísticos son las áreas alrededor de Puerto Plata, Punta Cana, La Romana y Samaná. Sin embargo, la joya cultural del país es la capital, Santo Domingo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Además de balnearios bien desarrollados y campos de golf de clase mundial, la República Dominicana es el hogar de grandes arrecifes de coral, cascadas, selvas, islas aisladas, bosques de pinos y los picos más altos del Caribe. Gracias a estos diversos ecosistemas, abundan las oportunidades recreativas. Los buscadores de aventuras se dirigen a las montañas para remontar las aguas blancas del Río Yaque del Norte.

El terreno alpino escarpado también atrae a los excursionistas y ciclistas con sus muchos senderos de montaña. A lo largo de la costa, los amantes del agua pueden practicar snorkel, buceo, kayak, kite board, vela y surf. Bendecido con esta abundancia de atracciones y actividades, no es de extrañar que los visitantes acudan aquí de todo el mundo.

Santo Domingo

1 Santo Domingo

Santo Domingo, la ciudad más antigua del Nuevo Mundo, conserva con amor las joyas de su rica historia y cultura. En la parte superior de la lista de los tesoros de la ciudad se encuentra la histórica ciudad colonial (Zona Colonial), declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con calles adoquinadas, impresionante arquitectura colonial española y excelentes restaurantes. Quizás el sitio más significativo aquí es la primera catedral de América, la catedral existente más vieja en las Américas.

También vale la pena el Museo de las Casas Reales y el Alcázar de Colón de principios del siglo XVI, construido por el hijo de Cristóbal Colón. La Plaza de la Cultura es museo central. Aquí los visitantes encontrarán el Palacio de Bellas Artes, el Museo de Arte Moderno, y el Palacio Nacional por nombrar algunos. Otros puntos destacados de la ciudad son el Palacio de Colón, el Fuerte de Ozama, los Jardines Botánicos Nacionales y el Malecón, un pintoresco paseo marítimo.

Parque Nacional del Este

2 Eastern National Park

Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, el Parque Nacional del Este es un hábitat principal para cientos de especies de plantas y animales, incluyendo 112 especies de aves. La reserva también abarca uno de los parques marinos más grandes del Caribe con un inmenso sistema de arrecifes de coral. Cuatro especies de tortugas marinas, así como manatíes, delfines nariz de botella y numerosas especies de peces viven en sus aguas tropicales.

Además de esta riqueza de biodiversidad, el parque es el hábitat de la rara paloma coronita y la iguana rinoceronte. Además del excelente buceo y snorkel, los visitantes del parque pueden ver ejemplos de arte precolombino en su sistema de cuevas o relajarse en algunas de las playas remotas del parque. Las playas de arena de la isla de Saona (Isla Saona) son un viaje popular para los visitantes de la región.

Punta Cana

3 Punta Cana

Punta Cana, en el extremo oriental de la República Dominicana, es una de las zonas turísticas más populares de la isla. Repleto de resorts, esta gran ciudad es conocida por sus hermosas playas (palma de línea Bavaro es uno de los favoritos) y campos de golf de clase mundial. Cerca de Scape Park ofrece una excursión tirolesa, buggies de dunas y una visita a las aguas frescas de la laguna Hoyo Azul. Aquellos que buscan un ritmo más lento pueden dirigirse hacia el norte al pintoresco pueblo pesquero de El Macao. Su playa pública es un lugar popular para practicar surf.

Playa Dorada

4 Playa Dorada

A pocos minutos del centro de Puerto Plata, Playa Dorada es uno de los destinos de playa más populares en la costa norte de la República Dominicana. Este enorme complejo turístico se encuentra en un pintoresco tramo de playa repleta salpicada de tumbonas y cocoteros. Conocido como el primer destino turístico del país, el área está repleta de comodidades, incluyendo docenas de restaurantes, un centro comercial y un campo de golf.

La Romana

5 La Romana

La Romana, en la costa sureste de la República Dominicana, es el hogar de los encantadores Altos de Chavón, una réplica de un pueblo de artesanos del siglo XVI y uno de los mejores lugares de la isla para comprar artesanías. Los visitantes también encontrarán el lujoso complejo de Casa de Campo aquí que abarca varios hoteles, hermosos jardines, una escuela de equitación, campo de polo y canchas de tenis.

El diseñador dominicano Oscar de la Renta ayudó a decorar las habitaciones. Casa de Campo también cuenta con uno de los mejores campos de golf en el Caribe, que deslumbra a los golfistas con espectaculares vistas al mar. Isla Catalina, puerto de escala de cruceros, al sur de La Romana, atrae a miles de visitantes al día.

Península de Samaná y Bahía de Samaná

6 Samaná Peninsula & Samaná Bay

Las aguas de la húmeda bahía de Samaná (Bahía Samaná) son un paraíso para los animales marinos, rodeadas de islotes y playas bordeadas de palmeras. Uno de los mayores atractivos aquí son las ballenas jorobadas que paren aquí durante Enero y Febrero. Esta exuberante península abarca también el popular Parque Nacional Los Haïtis, un paraíso ecológico de islas cubiertas de selva, aguas translúcidas y densos manglares.

También en el parque se encuentran formaciones rocosas únicas (mogotes) que emergen del mar, cuevas llenas de aves como la Cueva del Ángel y pictogramas precolombinos. La cascada de Salto El Limón también merece una visita, así como la Playa Rincón, una de las playas más pintorescas del país. Paseos a caballo, senderismo, ciclismo y observación de aves son actividades populares en la región.

Jarabacoa

7 Jarabacoa

Jarabacoa, un destino emergente de ecoturismo, se encuentra en la espectacular Cordillera Central, un paisaje de pinares, ríos, cascadas y los picos más altos del Caribe. El único río de aguas bravas de la República Dominicana. Los visitantes aquí aprecian el clima alpino más suave y el terreno accidentado de la región, con muchos senderos, es excelente para el ciclismo de montaña, senderismo y escalada en roca.

Parque Nacional Bahía de Las Aguilas y Jaragua

8 Bahia de Las Aguilas and Jaragua National Park

En la costa suroeste de la República Dominicana, cerca de Pedernales, la remota Bahía de Las Águilas es una de las playas más magníficas del país. Este tramo de seis millas de largo de polvo de arena blanda se encuentra en el Parque Nacional Jaragua protegido y es mejor acceder en barco desde el pequeño pueblo de La Cueva. Las aguas turquesas y poco profundas están llenas de vida marina y alberga muchas especies de aves. Debido a su remota ubicación en el parque nacional, la playa permanece completamente subdesarrollada y virgen.

Lago Enriquillo

9 Lago Enriquillo

Lago Enriquillo es el punto más bajo y el mayor lago de agua salada en las Antillas. Los flamencos y las iguanas se encuentran en abundancia aquí y posee una isla en el centro del lago. El Parque Nacional Isla Cabritos, tiene una de las reservas salvajes más grandes de los cocodrilos americanos. El parque es el hogar de más de 106 especies de flora y 62 especies de aves que van desde el loro hispano a la paloma coronada blanca.

Basílica de Nuestra Señora

10 Basílica de Nuestra Señora

La moderna Basílica de Nuestra Señora de la Altagracia es uno de los mejores ejemplos latinoamericanos de arquitectura religiosa moderna y un importante centro de peregrinación en América Latina. Anualmente, el 21 de Enero, en una peregrinación todo el país asiste a la misa en la iglesia.

Dirección: Agustin Guerrero 66, Higuey

¡Si te gustó compártelo!